Sobre el fundador

Padre Luis Rodríguez

El padre Luis Rodríguez nació en Santiago, el 18 de febrero de 1935. Estudio en el Liceo Alemán, egresó y entró al seminario en 1948. Fue ordenado sacerdote en Alemania ordenándose sacerdote en 1959. Vivió en Roma durante 4 años donde obtuvo su licenciatura en Filosofía y empezó estudios de doctorado.

En 1964 fue destinado a Estados Unidos para desempeñarse como profesor de filosofía en el Divine Word College en Epworth, en el estado de Iowa. Tuvo contacto con el proceso de lucha por los derechos civiles de los negros y trabajó con comunidades en Nueva York, a partir de lo cual fue desarrollando una sensibilidad especial por el valor y derechos de las minorías étnicas y grupos sociales que sufrían discriminación y atropello a su dignidad. Luego de regreso a Chile fue destinado a servir como profesor de religión en el Colegio Verbo Divino de Santiago donde estuvo por más de 10 años. En 1973 viajó con un grupo de alumnos al pueblo de Puerto Domínguez, en el Lago Budi, comuna de Puerto Saavedra, en la Novena Región. El grupo de voluntarios trabajó construyendo una escuela y realizó una experiencia misional compartiendo su fe con familias de la zona. Esta experiencia de verano se prolongó durante más de 15 años, permitiendo un intercambio colaborativo entre los jóvenes voluntarios y las familias mapuches. En una ocasión, el padre Juan Wevering, párroco de Puerto Domínguez, ante la pregunta de si creía útil la visita de los jóvenes, le comentó al Padre Luis: "Padre, lo que enseñan de religión se olvida rápido, pero la venida de estos jóvenes ha hecho que los mapuches vuelvan a confiar en los huincas". Esta observación le permitió entender al Padre Luis la importancia de crear lazos de confianza y que trabajar con el Pueblo Mapuche significaba “estar” más que “hacer”.

En el año 1982 el padre Luis junto con un grupo amigos de mapuches de Santiago, fundó la comunidad mapuche "Lelfunche", que significa gente del campo. El padre Luis hizo un acompañamiento espiritual de esta comunidad, lo que dio origen a la pastoral mapuche de Santiago, iniciativa a la que ha dedicado toda su actividad pastoral. El padre Luis se dio cuenta que ofrecer un espacio de encuentro a estas familias y pertenecer a una organización, les permitía recuperar la dignidad mapuche, fortalecer su identidad, su lengua y tradiciones. Esta experiencia orientó al padre Luis a apoyar la creación y desarrollo de nuevas comunidades y organizaciones. En ese contacto fue accediendo al mundo del mapuche urbano y tomó contacto con la huella de dolor, soledad y desesperanza derivada de la falta de valoración social que los llevaba a tratar de pasar desapercibidos para evitar la discriminación. En 1996, el padre Luis contrajo un cáncer del que logró curarse mediante un machitún realizado en Santiago. Este proceso le permitió profundizar en su conocimiento y valoración de la espiritualidad y cosmovisión mapuche, relacionándose con machis y personas espirituales tradicionales de diversas organizaciones de Santiago y del sur. En 1997 funda OIES, corporación destinada a crear puentes entre mapuches y chilenos y apoyar las iniciativas que permitan preservar y promover la identidad cultural mapuche.

Su labor de servicio desinteresado, sencillo y cercano ha ido haciéndolo una figura transversalmente respetada en el mundo mapuche y no mapuche, dando ejemplo de actitud de respeto a la cultura mapuche, de diálogo intercultural, de promoción de la dignidad y autonomía del Pueblo Mapuche. El padre ha dado innumerables conferencias sobre la historia de Chile en su relación con el Pueblo Mapuche, destacando la necesidad de reconocer que ha existido una relación marcada por abusos que generaron un daño que es necesario reparar, y que debe haber en la sociedad mayoritaria una actitud de respeto, reconocimiento y valoración del Pueblo Mapuche, como medio para lograr una conciliación entre mapuches y no mapuches y una verdadera multiculturalidad.

 

lienzo2

United Kingdom Bookmaker CBETTING claim Coral Bonus from link.